Recordando jugadores italianos que no vienen a cuento

Hoy, en nuestra sección “Recordando jugadores italianos que no vienen a cuento” os traemos a una auténtica leyenda. Un jugador emblema de la Juventus, uno de los clubes más legendarios (sino el que más) del siempre prolífico fútbol italiano. Un artista que decidió pintar sus cuadros con dos botas y un balón. Un coleccionista de trofeos insaciable. Señores y señoras, hoy, con todos ustedes, en ”Recordando jugadores italianos que no vienen a cuento”: Alessandro del Piero.

¿Por qué será recordado Alessandro Del Piero?

Del Piero nació en Conegliano, al norte de Italia, un 9 de noviembre de 1974. Como muchos otros niños de su país, pasó su infancia jugando al fútbol sin imaginar lo que el futuro le deparaba. Un viaje de película que iba a comenzar casi dos décadas después de su nacimiento y que iría ligado indiscutiblemente a los colores negro y blanco.

Para los que amamos el fútbol, si alguien nos nombra a la Juventus, es imposible no reconocerla como un grande entre los grandes. Un equipo que lo ha ganado absolutamente todo en su historia y que ha escrito alguno de los episodios más vibrantes en el continente. El club con más seguidores en un país como Italia, sinónimo de fútbol. Alessandro Del Piero posee el récord, ni más ni menos, de más goles anotados (289) y mayor número de partidos (705) con la camiseta bianconera.

Perteneció a la Vecchia Signora desde la temporada 93/94, cuando llegó después de despuntar en el modesto Padova, hasta que se marchó al Sydney F. C. Al término de la temporada 2011/12. Además de los récords personales anteriormente mencionados, el delantero ganó para su club nada menos que 6 Ligas, 1 Coppa de Italia, 4 Supercoppas italianas, 1 Liga de segunda división, 1 Champions League, 1 Copa Intercontinental, 1 Supercopa de Europa y 1 Copa Intertoto. En total, la friolera de 16 títulos.

del-piero-intercontinental

Estos números tan aplastantes, su fantasía, su compromiso y su identificación con el club y con los fans, hicieron a Del Piero el ídolo absoluto y posiblemente el jugador más valorado de un club por el que no han pasado precisamente jugadores de poca monta (Zidane, Baggio o Platini, por citar a algunos).

A pesar de que su extraordinario talento siempre lo mantuvo en la agenda de todos los clubes grandes de Europa, Del Piero jamás se dejó seducir y fue fiel a la Juve. El escándalo del Calciopoli relegó al club a la serie B en la temporada 2006/07. La espantada no se hizo esperar y las principales estrellas de aquel equipo (Cannavaro, Ibrahimovic, Zambrotta, Emerson, Vieira o Thuram) decidieron marcharse. Todos menos uno: el capitán que venía de ser campeón del mundo con la selección nacional.

Del Piero en la selección nacional italiana

Lógicamente, sus espectaculares temporadas en Turín no tardaron en conseguirle un hueco en la selección nacional.

Representó a su país desde 1995 hasta 2008. En ese período de tiempo jugó 91 veces (noveno jugador con más internacionalidades) y anotó 27 goles. Solo Riva, Meazza y Piola celebraron más goles que él con la camiseta azzurra.

Estuvo cerca de levantar su primer trofeo en la EURO 2000, pero en una final de infarto, la selección francesa acabaría llevándose el gato al agua. La oportunidad de vendetta les llegó a los transalpinos 6 años después. En Berlín, y nuevamente ante Francia, Italia se convertía por cuarta vez en su historia en campeona del Mundo. El ansiado título con la selección para Del Piero llegaba finalmente.

del-piero-copa-del-mundo

Así jugaba Alessandro Del Piero

En ocasiones el fútbol italiano se relaciona más con conceptos defensivos como el catenaccio. No era el caso de nuestro protagonista de hoy.

Del Piero era un jugador que se movía con total libertad por todo el frente del ataque. Uno de los futbolistas más fantasiosos que se vieron en la década de los 90 y principios del nuevo siglo. Capaz de ejecutar pases que la mayoría no podían ni imaginar, creativo y habilidoso en el regate, con finalización clínica de cara a portería… era difícil encontrar defectos en su juego ofensivo. Quizás su 1,74 metros de estatura lo limitaban en el juego aéreo.

Otra inconfundible marca de la casa en su juego eran los lanzamientos de falta. Su depuradísima técnica en el golpeo de balón le valió para adjudicarse algunos goles de bellísima factura.

Tuvo fases a lo largo de su trayectoria deportiva en las que las lesiones afectaron a su continuidad y rendimiento. No obstante, Del Piero siempre fue reconocido por su extrema profesionalidad, que le llevó a poder prolongar su carrera nada menos que hasta los 39 años.

Por todo esto y mucho más, hoy, en “Recordando jugadores italianos que no vienen a cuento”, hemos tenido el placer de rememorar a uno de los más grandes: Pinturicchio.

EXTRA: Creo honestamente que este artículo quedaría cojo sin el análisis pormenorizado y la opinión personal de uno de los más expertos y reputados analistas de fútbol internacional: “El Cigala”. Gracias por tu tiempo, amigo:

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s