Viejas glorias alemanas que hoy ya peinan canas: Oliver Bierhoff

Hoy tenemos un protagonista muy especial para una de nuestras secciones más clásicas y exitosas, la de “viejas glorias alemanas que hoy ya peinan canas“. Vamos con él:
No es, ni mucho menos, el mejor jugador de la historia de su país. A muchos de vosotros se os ocurrirán decenas de jugadores alemanes más legendarios que el protagonista de hoy. Pero como esos ya están muy vistos y ya se ha hablado mucho de ellos, vamos a por uno de los mejores segundos platos posibles: Oliver Bierhoff.

Algunos lo conoceréis y sabréis cuál fue el momento álgido de su carrera, a otros os sonará que hizo algo importante en algún momento, y a los demás os parecerá que es un nombre inventado por el PES por las limitaciones de las licencias. Por favor, continuad leyendo el artículo que es como la Coca-cola: para los altos y para los bajos.

Oliver Bierhoff (Sociedad del desfase)
Un joven Oliver Bierhoff

Así jugaba Oliver Bierhoff, un “panzer” clásico

Oliver Bierhoff era el típico alemán. Hombre… podía ser más rubio, veranear en Palma de Mallorca… podía ser más alemán, ciertamente. Pero en lo que al fútbol respecta, era un armario de 1,90 metros. A pesar de tener ciertas limitaciones técnicas, Bierhoff aprovechó su tremendo poderío físico para alcanzar el éxito.

Bierhoff contra el Parma (Sociedad del Desfase)
Bierhoff en un enfrentamiento contra el Parma

Fue uno de los grandes rematadores de cabeza de su época. Era un verdadero peligro en los balones aéreos. También tenía una gran capacidad para proteger en balón. Si en algo se parecían Platón y Bierhoff era en que ambos poseían anchas espaldas. El primero no le sacó ninguna ventaja a este atributo físico. El alemán, sin embargo, supo aprovechar esta cualidad en los terrenos de juego aguantando el esférico cuando no tenía posibilidades de crear peligro directo. Así esperaba la llegada de los centrocampistas de su equipo y continuaban elaborando la jugada de ataque.
También cabía destacar en su repertorio futbolístico su potente disparo con la pierna derecha. Paradójicamente, el gol más importante de su carrera y que lo llevó a conquistar éxitos internacionales como este artículo que le dedicamos hoy en el blog, lo marcó con la izquierda y la ayuda de uno de las carambolas más decisivas que ha dado el fútbol.

No diga momento de gloria, diga Oliver Bierhoff

Hay muchos jugadores que cuando se les pregunta por el mejor momento de su carrera vacilan, dudan, destacan 2 o 3… Si se le hace esa pregunta a nuestro delantero de hoy, lo tiene claro se beba las cervezas que se beba: 30 de junio de 1996 en Wembley, Londres.
En aquella final de la Eurocopa entre Alemania y la República Checa, los checos se imponían por 1-0 gracias a un gol de Berger de penalty. Bierhoff, que había entrado como substituto, logró igualar el encuentro con una de sus especialidades: un remate de cabeza impecable tras un centro servido por el mítico  Christian Ziege, actualmente entrenador del Atlético Baleares.

Con el partido en la prórroga, controló un balón dentro del área y maniobró de espaldas a la portería para chutar con su pierna izquierda. El balón tocó en un defensa, en las mantecosas manos del portero Kouba y en el palo, pero acabó entrando. El artillero daba el tercer entorchado europeo para la selección germana y ha pasado a la historia por ser el primer jugador en haber anotado un gol de oro en una final. Cuando empezó aquella Eurocopa, a Bierhoff “no lo conocían ni en Karlsruhe” (localiad donde nació en 1968). De hecho no había marcado ni un solo gol en el torneo. Cuando sentenció la final con su segundo tanto y su selección conquistó el título, no se hablaba de otro nombre en el panorama balompédico continental.

Bierhoff celebra el gol con Hässler y Klinsmann (Sociedad del desfase)
Bierhoff celebra el gol con Hässler y Klinsmann

Años posteriores

Como comentábamos anteriormente, cuando Oliver tenga que contarle batallitas a sus nietos, ya sabemos todos por donde van a ir los tiros. Antes de su hazaña, parecía un jugador avocado a “caer en el olvido”. Llegó a la Eurocopa ya con 28 años y con tan solo 5 internacionalidades. Había tenido un paso intrascendente por el Hamburgo y por el Borussia Mönchendlgfa… Mönchodlfg… por el otro Borussia, el que no es el de Dortmund.
Sin embargo, sus mejores actuaciones y que lo llevaron a ser seleccionado para la Eurocopa que le cambió la vida, habían sido con el modestísimo Ascoli y especialmente con el Udinese, ambos de la liga italiana.
A pesar del revuelo que se montó con su actuación en la final, el Udinese logró retenerlo.
En la 97/98 se proclamó máximo goleador de la serie A, lo que propició su fichaje por el A. C. Milan. El equipo de referencia en Italia en la década de los 90 y uno de los mejores del mundo por aquel entonces. Allí completaría 3 campañas. En la primera de ellas, la 98/99, se alzó con su único título a nivel de clubes: el Scudetto. Tras su paso por el equipo de Lombardía, jugó en el Monaco y se retiró en el Chievo.

Con su selección, disputó una Eurocopa más en el año 2000, y los mundiales del 98 (en el que fue el capitán, pero su equipo tuvo una actuación decepcionante) y de 2002 en el que quedó subcampeón.
Nada como aquella tarde de verano en Londres…
Y ahora, como siento que el artículo no está completo, que le falta algo… aquí queda la opinión del experto. Agradezco la solicitud de participación de Axel Torres y de Julio Maldonado “Maldini”, pero más agradezco aún que entiendan que pudiendo contar con la opinión de Cigala, tengan que esperar su oportunidad.

Ir a descargar

2 comentarios en “Viejas glorias alemanas que hoy ya peinan canas: Oliver Bierhoff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s