La Revolución Tecnológica: nos ha pillado el toro

Como pseudopsicólogo, parafilósofo e historiador de andar por casa que soy, me veo obligado a reflexionar sobre un tema que me tiene un un estado latente y constante de inquietud.
Todas las revoluciones y períodos de la historia con cambios notables ya sean sociales, culturales, políticos, económicos… afectan profundamente al menos a una generación, a esa a la que le pilla el toro.

Pongamos un ejemplo práctico:

Inglaterra. Finales del siglo XVIII. Jack está tranquilamente con sus hijos dándole de comer a los cerdos. Habla con ellos (con sus hijos, no con los cerdos) de lo verde que está el campo, de lo mucho que llovió durante toda la semana y que mañana viernes, la familia va a hacer prácticamente lo mismo que hizo hoy. El pequeño Tommy le pregunta si tiene pensado hacer algo el fin de semana. Cuando Jack se dispone a responder, su mujer Doris entra sobresaltada por la puerta del establo:

D: JACK!!, JACK!!!
J: ¿Qué pasa, my darling?
D: Maldita sea Jack, parece ser que está confirmado, ¡¡¡James Watt, acaba de inventar la máquina de vapor!!!
J: ¡¡Dios no!! Ese maldito loco y sus inquietudes… no podía sentarse a alimentar cerdos como hacemos los demás… ¡Tenía que darle por invertar! estamos acabados…

Sus hijos los observan estupefactos. No entienden nada. A diferencia del bueno de Jack, que sabe bien la que se le viene encima: nada menos que la primera Revolución Industrial.
Muy apesadumbrado e intercalando tragos de una botella de whisky, Jack le explica a sus 4 hijos que se acabó eso de darle de comer tranquilamente a los cerdos, de vivir en una casa grande y en la Inglaterra rural con su verde naturaleza. A partir de ahora todos a Londres, a participar en la expansión urbana y a trabajar en una fábrica 16 horas todos los días.
El pequeño Tommy, que como habréis descubierto es el más espabilado de todos los hermanos, tiene algunas preguntas para su padre:
T: ¿Pero papá, no podemos quedarnos aquí?
J: ¡No Tommy!, ¿cómo quieres que te lo explique? -trago de whisky- se ha acabado Tommy, ahora lo que se lleva es vivir en ciudades. En este país hay una explosión demográfica y a nivel sanitario estamos mejor que nunca. Eso quiere decir que hay gente de sobra para trabajar, y gracias a tocahuevos como el apestoso de Watt y otro listillos, ahora también hay trabajo por hacer.
T: ¿Dónde viviremos ahora papá?
J: En algún suburbio de Londres. A 5 minutos de la fábrica, donde trabajaremos todos…
T: ¿yo también papá?
J: Si Tommy, tú también.
T: ¡Pero si sólo tengo 9 años!
J: ¡Por el amor de Dios Tommy, esto es la Revolución Industrial! Los niños sois la base de la mano de obra. Acéptalo como un hombre.
T: Pero…
J: Ni pero ni peras, ¡y no me interrumpas! Como te decía, viviremos a 5 minutos de la fábrica donde pasaremos la mayor parte del día. Cuando estemos tan cansados y afectados por respirar humos tóxicos que no seamos productivos, iremos a un cuartucho que compartiremos con otras dos familias a dormir un poco para hacer lo mismo al día siguiente.
T: Pero papá, ¿que pasará con Eddie? ¿Y con Ralph? ¿¡Y con todos los demás cerdos!?
J: Creí que nunca llegaría el día en el que tuviera que decir esto pero… como envidio la vida de estos cerdos. Me gustaría ser uno de ellos… los dejaremos libres y comiendo bellotas. A la ciudad no los podemos llevar. A día de hoy su situación es mucho mejor que la nuestra… No en el futuro, cuando el consumo de carne se dispare en occidente, pero esa es otra historia… tú vivirás bien Ralphie, pero lo pagarán tus descendientes. Después de todo, a todo cerdo le llega su Sanmartín…

Revolución Industrial (Sociedad del desfase)
Los niños trabajaban como hombres en la Revolución Industrial

– El pequeño Tommy empieza a sollozar mientras su padre se bebe el último sorbo de whisky después de sus palabras a Ralph, un cerdo tranquilo-
T: Papá, esto no suena nada bien… ¿No hay ni un solo motivo para el optimismo? ¿nada bueno? Quizás ahora con la Revolución Industrial ya no tengamos épocas de hambruna o frío. ¡Quizás esos temas queden resueltos!
J: Hijo… si quieres optimismo vete a Brasil. Allí también tienen problemas, pero los solucionan bailando samba y jugando al fútbol en la playa. Nosotros somos ingleses, aquí no hay lugar para el optimismo. Aquí llueve. Lo afrontaremos a nuestra manera… vente conmigo al pub.
– De camino al pub…-
J: Respondiendo a tu pregunta, hijo mío, nosotros lo tenemos bastante crudo. Yo no niego que la Revolución Industrial tenga sus beneficios, por supuesto, pero esos no los disfrutaremos ni tú ni yo Tommy, a nosotros nos tocará pringar, porque nosotros, Tommy, somos… LA GENERACIÓN A LA QUE LE HA PILLADO EL TORO.
– Imagen desde atrás de Jack y Tommy andando de la mano hacia el pub, letras de “The End”, créditos, musiquita y a vivir que son dos días-.

Steve Jobs en el papel de James Watt

Y Jack es… pues cualquiera que veas por la calle. Porque una nueva revolución está teniendo lugar ahora mismo.
La tecnología, guste o no, toma cada vez más protagonismo en el estilo de vida occidental. Los dispositivos digitales se utilizan indistintamente para trabajar y para ocio y ambas parcelas se entremezclan peligrosamente. La sociedad cada vez pasa más tiempo pendiente de una pantalla ya sea en la oficina, en casa, en el coche o en la playa. Un fenómeno cotidiano pero aún muy reciente y en el que todos estamos aún desorientados en este nuevo panorama producto del tsunami tecnológico. En muy pocos años, nuestros hábitos han dado un giro radical a nivel masivo.

Cada vez estamos obligados a actuar más por inercia, sin reflexionar, sin digerir las cosas, sin asentar las emociones… Sacrificamos elaboración a cambio de inmediatez.
Acceso a todas las películas, a todas las canciones, a todas las series, a todas las entrevistas, a todos los artículos, puedes tener imágenes en directo ahora mismo del centro de Tokyo, puedes hablar con alguien que está en Río de Janeiro que no conoces de nada… posibilidades “infinitas” que a menudo nos desbordan.

Última reflexión para Whatsapp

No seré yo quien ponga en duda su utilidad, yo soy el primero en utilizarlo. Pero también veo en Whatsapp a un lobo con piel de cordero.
El problema de que sea gratuíto es que acabas abusando de su uso. Con los SMS, aunque su precio fuera muy reducido, psicológicamente era un condicionante para que usaras ese sistema de forma racional. Los inventores de Whatsapp pensaron que con este brillante sistema, el objetivo primordial era enganchar a la gente (y vaya si lo consiguieron), el dinero ya lo sacarán por otro lado una vez estés atrapado en su juego.
Si no estás en Whatsapp, tienes la sensación de que ya no existes, de que estás menos en contacto con tus contactos, y que ellos están hablando entre ellos sin que tú te enteres de qué va la cosa, y eso no puede ser.
El sonido de un nuevo mensaje, el símbolo en la pantalla que compruebas casi compulsivamente… nos hemos vuelto dependientes y “con mono” de Whatsapp.

Caña al Whatsapp donde y cuando sea (Sociedad del desfase)
Caña al Whatsapp donde y cuando sea

Whatsapp crea fantasmas. Te crea la sensación de que nunca estás solo/a, porque en el momento que se despierta esa sensación, tienes tu móvil a mano para mensajear a quien sea. ¿Pero es la comunicación de calidad o superficial e incluso tóxica en algunos casos?
Si uno se cierra mucho en ambientes virtuales y se aleja demasiado del mundo real, pueden despertarse agudos sentimientos de envidia, complejos o distorsiones de la realidad. No olvidemos que Facebook tiene una única y gran finalidad: mostrar lo maravillosas que son nuestras vidas donde no hay problemas, dudas, lágrimas ni visitas al dentista. Nuestra vida es playa, viajes, y gintonics con gente guapa.
Si uno mira el Facebook ajeno, se cree ese cuento y se da cuenta de que su vida no tiene playa, viajes, ni gintonics con gente guapa, y sí muchas horas de Playstation o de ver Telecinco, puede surgir la envidia. ¿Y cuál es una manera fácil y rápida de aliviar la ansiedad provocada por esa envidia? Escoger al compinche adecuado, establecer una conversación en Whatsapp para criticar y rebajar al envidiado y así sentirnos mejor. Rebajamos la vida ideal (y probablemente irreal) de alguien para darle más valor a la propia.
Por esta tesis sociológica científicamente demostrada, proclamo que un mal uso de Whatsapp provocada por pensamientos negativos, deteriora gravemente la amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s