Avances científicos, buen marketing y un poquito de religión: ingredientes para la eterna juventud

La eterna juventud ha sido un anhelo perseguido siempre por la humanidad, y que hasta ahora solamente ha logrado Sophia Loren.

Sobre todo porque lo de envejecer… ya sabemos como acaba, y no es un final bonito. Muchas religiones lo solucionan con el concepto de inmortalidad una vez se haya pasado nuestra estancia en el mundo terrenal. Está demostrado que interiorizar la creencia de la vida eterna disminuye los niveles de ansiedad producidos por la idea de afrontar la muerte.

Ahora la comunidad científica viene con sus propias soluciones. Aunque hablamos de detener el envejecimiento y no de vivir eternamente, el tema no deja de ser muy tentador. ¿Ciencia ficción? Podría ser, pero hay un grupo de agitadores con estudios y formación que dicen que esto va en serio.

Sophia Loren (Sociedad del Desfase)
Como te cuidas, Sophia Loren

La eterna juventud: ¿por qué ahora y no antes?

Es cierto que históricamente la humanidad ha tenido que ir cubriendo necesidades que la han motivado para desarrollarse. Siempre ha habido límites y carencias que son los motores de nuestra autosuperación. Desde buscar alimento, superar enfermedades… o simplemente arreglar una silla.

Hasta hace relativamente poco en términos históricos, combatir la vejez no era un objetivo primordial. ¿Te suena la Pirámide de Maslow? Para los que no, básicamente se trata de un sistema de establecer prioridades en cuanto a nuestras necesidades. Es decir, que si estás en plena sabana desarmado e indefenso ante un león de 150 kilos de puro músculo a golpe de gimnasio y que lleva una semana sin comer, según Maslow, ese león te quitará más el sueño que el examen de inglés del próximo martes.

Antes la gente raramente llegaba a anciana porque morían antes de tuberculosis, gripe o devorados por leones hambrientos.

Esos asuntos se han ido solucionando más o menos con el paso del tiempo. Ahora, la gente llega a edades avanzadas, y los denominados países desarrollados se gastan muchos euros al año en sanidad para combatir enfermedades degenerativas y relacionadas con el envejecimiento. Consecuentemente la pregunta es: ¿por qué no ahora? Parece un buen momento para dejar de lado lo de clonar a la oveja Dolly y ponerse manos a la obra con el tema.

Ancianos (Sociedad del Desfase)
La sociedad japonesa envejece rápidamente

La eterna juventud, ¿realidad o cuento chino?

Si viene un señor con aspecto desaliñado y un cartón de vino hablando de “la eterna juventud”, nos decantamos por cuento chino. Si a ese señor lo afeitamos, le lavamos el pelo, le duchamos, le ponemos gafas y una bata blanca y le cambiamos el cartón de vino por un microscopio y le decimos que en vez de decir “eterna juventud” diga “rejuvenecimiento celular”… bueno, para muchos seguirá siendo cuento chino, pero a alguno más logrará convencer.

Lo cierto es que por lo menos los estudios son una realidad. Y la dedicación de dinero, tiempo y recursos humanos, también.

Aubrey de Grey (Sociedad del Desfase)
Aubrey de Grey, famoso científico que centra su carrera en el antienvejecimiento

Muchos son escépticos y argumentan que el curso natural de los humanos es envejecer y morir, consideran la empresa éticamente injustificable y anticipan que, en caso de conseguirlo, la superpoblación traería graves consecuencias.

Otros justifican que la naturaleza del ser humano siempre ha sido romper límites, que en su momento volar o ir al espacio exterior también eran delirios y fantasías de locos y borrachos, y que el ser humano tiene en su naturaleza desarrollar soluciones a los problemas que se le van presentando a lo largo de la Historia.

Conviene recordar también que hablamos de detener el envejecimiento. NO confundir con la vida eterna. Si te encuentras con el león hambriento y musculado, la excusa de no hacerte viejo no te salvará.

La eterna juventud… ¿me puede tocar a mí?

Sé lo que estás pensando: “para cuando esto “se invente” ya será demasiado tarde para mí”.
No creas. Francis Crick, premio nobel y descubridor de la estructura de doble hélice del ADN, dijo que en el siglo XXI el hombre podría elegir cómo morir. Y hay muchos en su línea. Los más optimistas incluso se atreven con plazos relativamente cortos de 25 años.

Las preocupaciones egocéntricas atacan de nuevo: “Para entonces yo ya estaré muy envejecido… ¡yo quiero ser joven!”

No te preocupes. Para eso también tienen respuesta. No sólo se habla de detener el envejecimiento sino de revertirlo. Algo similar a lo que le ocurría a Benjamin Button. Lo que sea con tal de mantener a la gente enchufada al tema.

El debate está servido. Este es un tema que tiene su público: unos 7 mil millones de humanos más o menos. Está claro que a unos les interesa más que a otros… pero compradores no van a faltar. Aquí ya hay mucho halcón que sabe que donde hay ilusión en el pueblo, también hay negocio. Y sino que le pregunten a los de la FIFA.

A continuación, uno de los documentales que hay a cerca del tema. La comunidad científica toma la palabra:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s