Artes Marciales Mixtas: el negocio que no entiende de crisis

A lo largo de la historia ha habido muchos genios. Y alguien dijo una vez que los genios se dividían en dos clases: los que destacaban por su brillantez y los que destacaban por su simpleza. Y es que sobran ejemplos de gente que se lo montó de miedo basando su éxito en ideas simples y sencillas.

Como dice Donald Trump: dejemos la moral a un lado. ¿Quién no ha visto alguna vez una refriega/pelea o episodio violento en la calle, y una turba de morbosos y curiosos que se agrupan para contemplar los acontecimientos desde una distancia de seguridad? Pues ha habido un luces que lo vio y se dijo: “guate… aquí hay tomate”. Le puso un chorrito de marketing y se montó un negocio que no entiende de crisis.

Las MMA viven una época dorada

Voy a dar una primicia: estamos en crisis. Y la crisis, la nota también el deporte. Es cierto que en el fútbol de élite, el baloncesto de élite (NBA) o la Formula 1, los peces gordos se suenan los mocos con billetes de 500… euros, dolares, libras… o lo que sea. Pero deportes históricos y de larga tradición, se las ven y se las desean para seguir adelante.

En este ambiente de austeridad, las MMA (abreviatura de las artes marciales mixtas) son el deporte que más crece a nivel global y maneja unas cantidades de dinero cada vez más cuantiosas. La principal promotora de este deporte es la americana UFC (Ultimate Fighting Championship).

Miesha Tate (Sociedad del Desfase)
Miesha “Cupcake” Tate: antigua campeona del mundo y embajadora de la UFC

Lo más curioso es que, a pesar de que las artes marciales son milenarias, el deporte tal como se entiende hoy en día es muy joven (se creó en 1993). En ese año, la UFC fue vendida por 2 millones de $. En 2016, los nuevos propietarios la adquirieron por… 4.000 millones.

La clave del éxito de las MMA

El deporte no tiene mucha ciencia. Podían haberle llamado “hostias”, pero especialistas en marketing depuraron un poco más el nombre y le pusieron MMA. Básicamente es un deporte de contacto en el que dos individuos pelean con un número de reglas muy limitado en relación a otras disciplinas de naturaleza similar.

Como comentábamos al principio, algo tienen las luchas que suelen resultar fascinantes al ser humano a lo largo y ancho del planeta. Basándose en ese concepto, la UFC decidió a principios de los 90 montar peleas donde prácticamente todo estaba permitido. El concepto, sin embargo, no terminó de cuajar entre el público. Como cualquier novedad, hace falta tiempo para asentarse y para convencer. Pero además, su brutalidad era difícil de vender al espectador. Se veían imágenes impactantes y difíciles de catalogar como espectáculo. Por eso la UFC decidió introducir algunos cambios. Probablemente los más importantes fueron implementar las divisiones por peso y establecer reglas que “suavizaran” el deporte y favorecieran la técnica de los peleadores. Por ejemplo prohibir los cabezazos, los golpes en los genitales, morder, introducir los dedos en los ojos…

Las modificaciones fueron un acierto total. Las lesiones cerebrales y el nivel de violencia en el deporte sigue siendo a día de hoy objeto de un intenso debate, pero es apreciablemente menor que en sus inicios. Además, los luchadores se han visto obligados a depurar su técnica y sus habilidades. Son atletas capaces de exhibiciones físicas casi sobrehumanas y emocionantes que disparan la adrenalida y la pasión de los fans.

Silva and Díaz (Sociedad del Desfase)
Anderson “la araña” Silva (derecha): una de las mayores leyendas en MMA

El invento fue despegando, y poco a poco la inversión en promociones y publicidad de los eventos fue ganando mayor presencia en la prensa deportiva. Se recurrieron a ingredientes cuya garantía de éxito está más que demostrada: el ensalzamiento de las artes marciales y su mística, relacionar celebridades con el deporte y que se dejen ver entre el público cuando se organizan los eventos, chicas ligeritas de ropa en los actos promocionales… y por supuesto, los protagonistas. Luchadores capaces de pelear con el puño… y con la palabra. Ruedas de prensa plagadas de insultos, amenazas, descalificaciones y todo tipo de incorrecciones políticas y actos circenses que se propagan por el universo digital como un rumor en un bloque de edificios. Si en otros espectáculos deportivos los protagonistas son máquinas de soltar topicazos… estos son creatividad y promoción absoluta. Al fin y al cabo, cuanta más gente compre sus peleas, más se embolsan ellos.

Bisping Rockhold (Sociedad del Desfase)
Luke Rocjhold y Michael Bisping se han dicho de todo antes de sus peleas

El efecto Mcgregor: el espaldarazo definitivo

Se podría dar el nombre de muchísimos luchadores de la UFC que han alcanzado un alto grado de popularidad a lo largo de su historia, pero hay uno que destaca por encima del resto: Conor Mcgregor. ¿Por qué es tan especial Mcgregor?

Para empezar, tiene la típica historia de superación que siempre vende. De clase obrera, cuando empezó en el deporte, se sustentaba con los beneficios sociales de su país de origen: Irlanda. Hoy amasa una fortuna que invierte en coches, fiestas, ropa… cualquier tipo de artículo que no duda en exponer en sus redes sociales.

Es un magnífico orador y el prototipo de líder carismático. Sus ruedas de prensa son un alarde de ingenio punzante hacia sus rivales y de autobombo, que hacen enloquecer a los miles de seguidores que se desplazan por el mundo siempre que va a pelear.

Su estilo y su personalidad le han proporcionado seguidores y detractores, en ambos casos despertando sentimientos extremos. El caso es que, por un motivo o por otro, Mcgregor consigue su objetivo, que es que la gente compre su producto. Y por supuesto la UFC están encantados con las habilidades de su luchador estrella delante de cámaras y micrófonos.

Conor Mcgregor cool (Sociedad del Desfase)
El reloj de Mcgregor tiene pinta de caro…

Un comunicador excepcional que estudia cuidadosamente su imagen y su lenguaje no verbal. Siempre erguido con postura desafiante, caminando con autoridad, gesticulado con grandilocuencia y midiendo las pausas y el tono en sus manifestaciones.

Conor Mcgregor (Sociedad del Desfase)
Conor Mcgregor gustándose

Y por supuesto… un luchador brillante. Con un espectacular estilo de golpeo, Mcgregor es especialista en mofarse y humillar a sus rivales antes de las peleas, y derrotarlos posteriormente siempre con finalizaciones vistosas. Velocidad, contundencia, creatividad y una amplísima gama de impactos tanto con los puños como con las piernas hacen de “The Notorious” la joya de la corona de un deporte que, si continúa con esta progresión, apunta a referente a corto/medio plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s